FBI retiene en el cine a un usuario de Google Glass y lo acusa de piratería

Un usuario de las famosas lentes no lo pasó nada bien, cuando una patrulla del FBI se hizo presente en el cine donde miraba una película. Los agentes federales no sólo lo sacaron de sala, sino que le quitaron las Google Glass y lo sometieron a un extenuante interrogatorio. Al parecer, la cadena de cine no quería tener problemas con la piratería.

Una noche de cine con su esposa se convirtió en una verdadera pesadilla para un usuario de Google Glass, cuando un equipo del FBI lo retiró de la sala acusándolo de piratería. Aunque el hombre apagó las lentes para “evitar distracciones“, alguien del complejo de cine denunció la situación ante Movie Association y ellos llamaron a los agentes federales, quienes retiraron al hombre y a su mujer de la sala y los interrogaron en salas separadas.

google-glass-cine-fbi

Sorprendido y avergonzado, el usuario trató de explicarles que las gafas inteligentes estaban apagadas y que sólo se las dejó puestas ya que había gastado 600 dólares para agregarles las lentes que le recetó el oftalmólogo. Sin embargo, los agentes querían que respondiera a todo tipo de preguntas, como dónde trabaja, cuánto gana, por qué estaba grabando esa película y quien le pagaba para hacerlo… una situación ridícula, ya que bastaba con ver que las gafas habían estado apagadas todo ese tiempo.

Finalmente, los agentes examinaron en una laptop el contenido de las gafas y de los celulares del usuario, comprobando que no había nada ilegal en ellos. Tras tres horas y media de interrogatorio y todo el mal rato vivido, las autoridades sólo le brindaron cuatro entradas gratuitas para volver a ver la película. El hombre todavía se pregunta porqué lo dejaron ingresar con las lentes si eran un problema; de hecho, explicó que era la tercera vez que acudía al mismo cine con las Glass y que hasta había hablado de ella con los empleados.

Aunque aún no están disponibles en el mercado, las Glass ya fueron prohibidas en distintos lugares y han provocado un gran revuelo entre los defensores de la privacidad. Sin embargo, los afortunados que ya las prueban demostrados que pueden ser muy útil, y hasta transmitieron una cirugía en vivo para cientos de estudiantes.