Ley Pichetto: Postergan debate de ley de canon digital en Argentina

Se tenía previsto que el día de ayer, 29 de Junio, el Senado tratara lo referente al canon digital o ley de copia privada, como se le quiere nombrar. Alrededor del mediodía argentino, Pichetto anunció vía twitter: “Vamos a seguir debatiendo debido a que requiere de un acuerdo amplio, por lo que se seguirá analizado en comisión”.

Esta nueva oleada que ha venido surgiendo en el mundo para buscar “defender los derechos de autor,” no ha logrado absolutamente nada y, , no tiene porque ser la excepción. Claro está, que estas medidas son totalmente arbitrarias y atropellan los derechos de los consumidores total, absoluta y completamente.

Entre las bondades que malamente le otorgan a este proyecto, están la legitimación de la copia privada que, bajo su criterio, se limita únicamente cuando esta copia se realice de un original comprado por las vías “oficiales” y no se reproduzca en masa.

Pero en resumen, estamos hablando de un impuesto que se le tendrá que pagar al lobby del Copyright, el cual puede ir desde el 1% hasta el 75% siguiendo la siguiente base:

  • Grabadora de discos compactos y/o versátiles y/o Blu-ray (CD/DVD/Blu-ray): 10%
  • Discos compactos y/o versátiles y/o Blu-ray, regrabables o no regrabables (CDR/CDRW/DVR/DVDRW/Blu-ray): 75%
  • Memorias USB y otras tarjetas de memoria no integradas en otros dispositivos: 5%
  • Discos duros integrados o no en un equipo, idóneos para la reproducción o almacenamiento de videogramas y fonogramas: 10%
  • Equipos decodificadores de señales de televisión, idóneos para la reproducción o almacenamiento de videogramas y fonogramas: 10%
  • Dispositivos reproductores de fonogramas, videogramas o de otros contenidos sonoros, visuales o audiovisuales en formato comprimido: 10%
  • Teléfonos móviles con funcionalidad de reproducción de fonogramas en formato comprimido: 1%

Es decir, cualquier dispositivo que permita almacenar INFORMACIÓN, así como también grabar INFORMACIÓN le dará más dinero a la SADAIC, ARGENTORES, AADI, SAGAI, CAPIF y DAC. El énfasis en información es porque, de los aparatos listados, no solo sirven para “violar los derechos de autor”, sino que también permiten muchas más cosas y ahora, debido a los berrinches del lobby, los consumidores son los que tendrán que pagar las consecuencias.

Pero allí no se detiene, los artículos que no tengan precio de referencia (léase importados), pagarán un impuesto compensatorio del 50% y, cualquier tecnología que no esté contemplada (y que el lobby desee incluir), pasará a manos del Ejecutivo para su revisión y adición, esquivando al poder Legislativo.

¡VAMOS ARGENTINA, NO AL CANON DIGITAL!

Vía: La Gaceta