Huesos hechos en impresoras 3D fueron utilizados en una paciente europea

Un grupo de médicos holandeses, realizó el primer transplante de hueso hecho con una innovadora técnica. Los especialistas aseguran ser los primeros en utilizar un hueso hecho con una impresora en tres dimensiones. La paciente es una mujer de 83 años de edad que sufría una infección ósea y necesitaba una nueva mandíbula.

Todo el proceso fue posible gracias a una investigación realizada por el Instituto de Investigación Biomédica de la Universidad Hasselt, en Bélgica. La paciente sufría de una infección de huesos crónica , por su avanzada edad, los doctores consideraban que una cirugía reconstructiva era demasiado arriesgada, así que optaron por esta nueva tecnología.

Huesos hechos en impresoras 3D

El modelo digital con el trabajaron los expertos

El implante es una pieza compleja, que cuenta con juntas articuladas, cavidades para propiciar la adhesión de musculatura y ranuras para promover la regeneración de nervios y venas. Fue fabricado con polvo de titanio en capas ensamblado por una impresora láser, trabajo que llevó a cabo la compañía LayerWise, especialista en hacer componentes metálicos.

Primero se realizó el diseño digital en 3D; luego, se separó las partes en capas de dos dimensiones y finalmente, se enviaron las secciones transversales a la máquina de impresión. Un rayo láser derritió sucesivamente las finísimas capas polvo de titanio y las unió en una sola pieza. “Cada milímetro se hizo con 33 capas, así que se puede imaginar cuántas miles de capas llevó hacer una mandíbula“.

La mujer pudo volver a su casa después de cuatro días y el equipo médico aseguró que espera que la técnica se vuelva algo común en los próximos años: “La ventaja es que la operación se hace más corta porque el implante encaja perfectamente en el paciente y la hospitalización también es menor, todo lo que reduce los costes médicos“, explicaron los especialistas.