La Enciclopedia Británica dejará de imprimirse tras 244 años

La tecnología modifica los hábitos de millones de personas; algunos lo hacen de manera apubullante, como las redes sociales y otras de manera un poco más lenta, como los textos digitales. Los dispositivos móviles y la utilización de Internet en la mayoría de ellos, multiplicaron la presencia y el uso de todo tipo de textos en estas plataformas. El mundo no dejó de leer; ahora lo hace en pequeñas pantallas. Por eso, la Enciclopedia Británica dejará de editarse en papel y se centrará en su versión digital.

¿Cuándo fue la última vez que cargaste uno de esos pesados tomos de biblioteca? Posiblemente no lo recuerdes o ni siquiera lo hayas hecho. En la era de Internet, la edición impresa de la Enciclopedia Británica del año 2010 será recordada como la última de su versión en papel. La compañía decidió enfocarse en su edición digital y abandonar el viejo formato. Se trata de uno de los libros más prestigiosos, cuyas páginas se multiplicaron a lo largo de 244 años de vida.

Enciclopedia británica

Los ejecutivos parecen haberse rendido ante las geniales herramientas que todos disfrutamos en la web: “Puede actualizar continuamente, no hay limitación de espacio, y ofrece posibilidades multimedia“, explicaron. Entre los años 1950 y 1960 las enciclopedias eran artículos de lujo para las familias, que las compraban realizando un gran esfuerzo y pagándolas en cuotas mensuales.

Hoy, la computadora, la tableta o cualquier dispositivos que nos conecte a Internet nos permite consultar cualquier término que se nos ocurra, de manera gratuita y en una gran cantidad de sitios. La Enciclopedia Británica sigue costando unos 1.395 dólares; no resulta extraño que su última edición sólo haya vendido 8.000 ejemplares. En 1990, vendió unas 120.000 unidades sólo en Estados Unidos.