La adicción a la Internet ya es una plaga

Con características definidas y médicos que reconocen su existencia, la adicción a Internet se ha convertido en una verdadera plaga del siglo XXI. Un reciente estudio realizado por la Universidad de Stanford reveló que ocho de cada diez adultos en los Estados Unidos demostraban algún grado de dependencia a la red.

Pero el problema no afecta sólo a los adultos, sino que son los niños y adolescentes los más expuestos a desarrollar la adicción en diferentes grados. Para ser un adicto a Internet no es necesario pasar horas y horas frente a la computadora. Basta con mostrar cierto grado de dependencia a servicios que sólo se encuentran en la red como el correo electrónico, Chat, foros etc.

El trastorno puede presentarse de diferentes maneras. La persona afectada no se da cuenta del tiempo que pasa frente a la pantalla explorando la red, puede sustituir su vida social con la virtual, verse más atraído al sexo por Internet que a las relaciones con humanos o, en casos más graves, despegarse completamente de la realidad.

La manera más fácil de detectar si alguien se encuentra afectado por la enfermedad es notar el cambio de comportamiento que presenta cuando no está conectado: Irritabilidad, falta de control sobre el mundo real, problemas de calificaciones o desempeño en el trabajo, ansiedad, etc.

Existen centros dedicados a tratar pacientes con adicción a Internet en varios lugares del mundo. La prestigiosa Universidad de Harvard tiene uno de ellos, mientras que en China, donde el problema es casi una plaga, existen “campamentos” que ayudan a rehabilitar a los chicos atrapados por la red.

Vía: PC World


  • Que barbaro, y pensar que no ha pasado tanto tiempo desde la creacion de la internet!

    Me pregunto cual puede llegar a ser la situacion de aqui a unas decadas mas adelante.

    Yo me imagino esas epocas como toda una banda de gente dependiendo del todopoderoso google para realizar la mas minima actividad en sus vidas.

    Si nos ponemos a pensarlo detenidamente realmente asustan las perspectivas.

    Saludos…