Indigente aprende a programar y crea una aplicación para ayudar al medioambiente

Cuando hablamos de desarrolladores solemos imaginarnos a jóvenes universitarios que pasan sus días frente a una computadora desde el momento en que nacieron. Pero las generalizaciones siempre son injustas; asistir a una escuela importante no garantiza que el alumno aprenda y no contar con estudios específicos no significa que no puedas dedicarte a informática. Tal es el caso de Leo Grand, un indigente que aprendió a programar durante el invierno y ya cuenta con su primera aplicación.

Leo Grand es un estadounidense que vivía en la calle desde el año 2011, cuando perdió su casa y su trabajo. En agosto de 2012, Leo conoció al programador Patrick McConlogue, quien le ofreció la opción de elegir entre una limosna de 100 dólares, o 16 clases individuales para aprender a programar. Grand eligió las clases de programación.

leo-grand-trees-for-cars

Para enseñarle, Patrick le dio a Leo un Chromebook refaccionado y tres libros de programación. Durante 16 días, dedicó una hora de la mañana a enseñarle programación. Ahora, Leo presenta su primera aplicación, un programa destinado a mostrar a los usuarios aquellos amigos cercanos que realizan un trayecto similar al nuestro usando sus automóviles y que podrían compartir el viaje. El objetivo es que haya menos coches en las calles y muestra cuánto CO2 ahorraron los usuarios.

La aplicación se denomina Trees for Cars y está disponible para celulares con sistema operativo iOS y Android. Cuesta sólo un dólar y Grand utilizará el dinero ganado para seguir aprendiendo programación. “Es una gran manera de establecer y fortalecer relaciones dentro de una comunidad, de ayudarse unos a otros económicamente. Y todo ello protegiendo el medio ambiente“, dice Leo en una presentación oficial de su app:

Enlace: Trees for cars (Sitio oficial)