Exponen réplica viva de la oreja de Van Gogh

La oreja de Van Gogh no es sólo una banda de música, sino parte de la historia de uno de los artistas más increíbles del mundo. La noche estrellada, esa hermosura de olas azules y amarillas, es una de sus pinturas más famosas. La luminosidad de su arte influenció a generaciones enteras e inspiró una curiosa exposición: una copia viviente de la oreja de Van Gogh se encuentra en el Museo de Arte de Karlsruhe, en Alemania. Se trata de una impresión 3D con células madre a partir de una muestra de tejido donada por un familiar del pintor.

Aunque existen distintas versiones sobre el incidente en el que Van Gogh perdió su oreja izquierda, o parte de ella, la crónica oficial nos cuenta que fue él mismo quién la cortó. Es la oreja más famosa de la historia, y como tal, tiene su propia réplica. Lieuwe van Gogh, tataratataranieto del hermano del pintor, donó material genético que permitió crear una copia de la oreja. Esta inusual creación permanece en un medio acuoso con nutrientes que le permitirán vivir hasta dos años.

oreja-van-gogh-museo-obra-de-arte-viva

La obra es idea de la artista Diemut Strebe, y fue creada por los médicos del Hospital Boston Brigham con una impresora 3D. Para ello se utilizó tejido de cartílago asociado con componentes técnicos. Así nació esta “obra de arte viva“. Los visitantes pueden hablar con la oreja y el sonido se grabará en la instalación. Esta no es la primera oreja creada artificialmente, ya te hemos contado sobre la oreja biónica que también fue realizada con una impresa 3D; tampoco es la primera obra de este tilo, ya que la artista Anna Dumitriu presentó en Londres  ropa teñida con bacterias.

Van Gogh vivió entre 1853 y 1890, es una de las figuras más importantes del posimpresionismo, aunque nunca pudo gozar del reconocimiento en vida. En 1888, durante una discusión con su compañero de cuarto, amigo y también famoso pintor Paul Gauguin, Van Gogh se cortó una oreja. Aunque siempre se nos enseñó que se trató de una automutilación producto de la locura del pintor holandés, lo cierto es que hay quienes creen que fue Gauguin quien cortó la oreja de su amigo.